Un poquito a la forma sobre lo que ha hecho Truman Capote No obstante їcуmo decirte?

Un poquito a la forma sobre lo que ha hecho Truman Capote No obstante їcуmo decirte?

La certeza de las paginas de citas

menor arreglado asi­ como efectista?. Realiza veinticinco aсos, Gabriel Garcнa Mбrquez hacнa toda una declaraciуn sobre intenciones en la entrevista a Ernesto Gonzбlez Bermejo, de la revista “Triunfo”. Tuvieron que pasar cinco lustros, un premio Nobel y no ha transpirado demasiadas pбginas memorables para que el creador de la estirpe sobre las Buendнa se decidiera a cumplir una promesa que se habнa hecho a sн tiempo. Mientras, Garcнa Mбrquez anduvo enredado en la historia sobre un dictador solitario, en la pasiуn que sobreviviу al cуlera y no ha transpirado al tiempo, en el laberinto de un general perdido, en los demonios de el amor. Desplazandolo hacia el pelo, por fin, se decidiу a retroceder al gйnero sobre la crуnica periodнstica, en el que fue un profesor a lo largo de muchos aсos, primeramente sobre que Remedios la Bella subiera a las cielos y no ha transpirado el coronel Aureliano Buendнa librara treinta y dos guerras y no ha transpirado las perdiera la totalidad de.

“informacion sobre un secuestro” supone el conveniente regreso a los orнgenes sobre uno de los mayusculos de las letras, que se curtiу en las lides de el prensa texto antiguamente sobre transformarse en novelista. El oficio del reportero (en donde, segъn el autor, se encuentra el verdadero diarismo) trasciende a las pбginas de “nueva sobre un secuestro”. La obsesiуn por el complemento, el utilizo sobre la anйcdota como manera de revelaciуn son parte importante en este texto. Sin embargo existe algo mбs, y no ha transpirado es la destreza de Garcнa Mбrquez Con El Fin De transformar en disciplina de interйs nada menor que la monotona vida cotidiana sobre siete secuestrados. No es la primera ocasii?n que lo permite: cuatro dйcadas atrбs consiguiу algo similar escribiendo un reportaje imborrable tomando como base los once dнas que un nбufrago pasу a la deriva en su balsa. En el momento de su publicaciуn sobre forma seriada en “el Espectador” de Bogotб, fueron muchos las que nunca entendieron cуmo once dнas en una barca podнan dar sobre sн Incluso el aspecto sobre acontecer asunto ъnico sobre la serie sobre catorce artнculos.

Son bastantes las aciertos del ejemplar

Individuo sobre ellos, el marchas magistral sobre los lugares sobre mirada. Las focos sobre la narraciуn pasan sobre unos personajes a otros de un modo Naturalmente pero tambiйn imperceptible: nunca Tenemos saltos bruscos, no Tenemos cortes. Sin embargo, Garcнa Mбrquez seri­a apto de evidenciar los sentimientos (tan diferentes entre sн, tan particulares) sobre las siete secuestrados, con el mйrito aсadido sobre gastar invariablemente la tercera alma y no ha transpirado no apelar en ningъn momento al medio mбs asequible del monуlogo interior.

Aunque el logro verdadero de la novela seri­a, desprovisto ninguna dubitacion, el tono de el relato, que podнamos calificar, parafraseando a Vargas Llosa, de “austeridad liga al horror”. No se posibilita el autor el recurso fбcil de explayarse en descripciones minuciosas sobre asesinatos y no ha transpirado ejecuciones. En el caso sobre la ъnica rehйn ejecutada, Marina Montoya, el autor centra su atenciуn en Maruja Pachуn y no ha transpirado Beatriz Villamizar, sus compaсeras de cautiverio, y en el tormento que de ellas supone elucubrar referente a el destino sobre su amiga, que auguran funesto. Existe la clave indispensable para comprender hasta quй momento Garcнa Mбrquez da magnitud a este recurso: el artнculo “Dos o tres cosas en la novela de la violencia”, publicado en “La Calle”, sobre Bogotб lavalife sitio de citas en EE.UU.. Hace casi cuarenta aсos escribнa Garcнa Mбrquez: “El drama era el espacio sobre terror que provocaron esos crнmenes. La novela no estaba en las muertos sobre tripas sacadas, sino en las vivos que debieron sudar hielo en su escondite”. Con el fin de Garcнa Mбrquez Tenemos un mйtodo considerado en el momento sobre debatir el argumento de el horror, desplazandolo hacia el pelo es el utilizado por Albert Camus en “La Peste”: “. acaso la misiуn del redactor en la tierra no sea ponerles los pelos de punta a sus semejantes (. ) Camus -al contrario de nuestros novelistas sobre la furor- nunca se equivocу de novela. Comprendiу que el drama nunca eran las viejos tranvнas que pasaban abarrotados sobre cadбveres al atardecer, sino las vivos, que les lanzaban flores desde las azoteas, sabiendo que ellos mismos podнan tener un Ya reservado en el tranvнa de maсana. El drama no eran los que escapaban por la paso falsa de el cementerio -y de quienes la amenaza de la peste habнa, por fin, acabado- sino los vivos que sudaban hielo en sus dormitorios sofocantes, sin conseguir escapar de la localidad sitiada”.

Esa es la clave. Con “nueva sobre un Secuestro” Garcнa Mбrquez ha texto una biografia terrible adonde Existen mбs vнctimas que los propios secuestrados. El autor ahonda en el dolor de las que estбn privados sobre liberacii?n, pero tambiйn en la angustia incalculable sobre sus familias asi­ como en la tensiуn sobre los captores. En el artнculo antiguamente citado, escribiу Garcнa Mбrquez ” Quienes vuelvan alguna oportunidad acerca de el motivo sobre la furor en Colombia tendrбn que admitir que el drama sobre este tiempo no era sуlo el del perseguido, sino tambiйn el del perseguidor. Que debido a menos una ocasii?n, frente al cadбver destrozado del pobre campesino, debiу coincidir el pobre policнa sobre a ochenta pesos, sintiendo temor de liquidar, pero matando Con El Fin De evitar que lo mataran. Por motivo de que nunca existe drama humano que pueda ser definitivamente unilateral”. En esta novela, el Nobel colombiano demuestra la afirmaciуn: es una biografia llena sobre vнctimas. Vнctimas son las secuestrados y no ha transpirado algunos que les aman; vнctimas son las secuestradores, que deben de algъn modo las motivos de el lobo de cometer sus crнmenes; vнctima es la propia naciуn colombiana, que reside inmersa en la espiral de crнmenes de la que no puede ni conoce partir. Nunca hay juicios de valor, no hay falsas moralinas: sуlo la porciуn de hechos terribles contados al adorno, que pondrб en tejido sobre proceso el identico lector que creyу a pies juntillas que la invasiуn de mariposas precedнa la apariciуn sobre Mauricio Babilonia.

Y no ha transpirado ese serб, para el enorme pъblico, el principal contratiempo de “nueva de un secuestro”. La complejidad Con El Fin De asentir una certeza desproporcionada sobre manos de el fabulador que lleva bastante lapso moldeando la verdad. Alguno abre un texto de Garcнa Mбrquez dispuesto a creerse la totalidad de las mentiras que hagan carencia. Lo que debido a no seri­a tan fбcil seri­a aceptar hechos tremendos igual que pieza de la verdad contada por el cronista. El particular autor advirtiу que “nueva sobre un secuestro”es “mбs fantбstica que la mбs fantбstica sobre mis novelas”.

Seri­a indiscutible que estamos, ya que, ante una trabajo maestra que aparta a Garcнa Mбrquez de su tradiciуn novelнstica de vestir las letras a otros terrenos infinitamente mбs resbaladizos, No todos van a ser aptos sobre concebir en su completa extensiуn el trabajo denodado demostrado por el autor en su ъltima producciуn.